viernes, 6 de septiembre de 2013

ARENAS REPITIÓ 76 VECES “NO RECUERDO” EN SU DECLARACIÓN ANTE RUZ

ARENAS REPITIÓ 76 VECES “NO RECUERDO” EN SU DECLARACIÓN ANTE RUZ




El exsecretario general no pudo concretar datos sobre sus reuniones con Bárcenas y Rajoy

Tampoco pudo precisar nada sobre sus autorizaciones de pagos a Matas y García Escudero




    El caso Bárcenas
    Arenas: “La reunión con Bárcenas fue un reconocimiento a su labor”
Javier Arenas Bocanegra es conocido entre los dirigentes y las bases del PP y entre todos los periodistas políticos por varias razones pero sobre todo por una: tiene una memoria descomunal. No se le olvida un nombre, una cara, una persona, un cargo, un dirigente nacional, regional o provincial. Si te ha visto o ha tenido algún encuentro contigo recordará dónde se produjo, cuándo y de qué se habló. En campaña electoral, cuando llega a un mitin, un pabellón o un auditorio, esa virtud la transforma en un auténtico espectáculo. Se dirige a la militante o cargo local que se le acerca por su nombre y se interesa por algún familiar. Esa cualidad no la ejercitó el pasado 13 de agosto en su declaración judicial como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. Ese día Arenas respondió en alrededor de hora y media a un total de 205 preguntas del juez, el fiscal y los abogados de las partes y llegó a repetir en 76 ocasiones “no recuerdo” ante las cuestiones más precisas o incómodas que se le plantearon. No recordó datos precisossobre las reuniones claves en las que participó con Mariano Rajoy y Luis Bárcenas, sobre las comidas bilaterales con el extesorero, ni tampoco cómo ordenó y autorizó pagos directamente para arreglar problemas económicos de Jaume Matas, Pío García Escudero o Calixto Ayesa.
El juez Ruz empezó su toma de declaración a Arenas recordándole que como testigo estaba obligado a decir la verdad y agradeciéndole que hubiera querido acudir en persona, cuando podía haberla resuelto desde su despacho. Arenas juró decir la verdad.
El juez, el fiscal y los abogados intentaron sonsacar a Arenas primero sobre su relación con los personajes clave del caso Bárcenas y con los empresarios que figuran en los papeles del extesorero como presuntos donantes. El exsecretario general del PP no reveló entonces ninguna pista que permita establecerle una conexión especial ni con Bárcenas ni con Francisco Correa ni con ninguno de los constructores. A muchos casi ni los conocía o había oído hablar de ellos por la prensa. A otros apenas los recordaba.
Lo primero que no recordó Arenas en su declaración es haber firmado o tenido nada que ver nunca con talones o con la gestión de ningún tipo de donación para el PP. No era su competencia. Eso dependía solo y exclusivamente de los tesoreros respectivos, que ni nombraba él como secretario general ni dependían de su mando, tenían relación directa con el presidente. Tampoco pudo recordar nada que tuviera que ver con los pagos o apuntes que aluden o citan su nombre o sus iniciales en los papeles de Bárcenas, que sí recuerda haber visto solo tras su publicación en EL PAÍS.
Tampoco recuerda Arenas pormenores de dos reuniones claves en el caso Bárcenas y en devenir del Partido Popular. La principal es la que tuvo lugar se supone que en el despacho de Mariano Rajoy en la sede del PP en Génova 13 con el propio Bárcenas, su esposa, Rosalía Iglesias, la secretaria general actual, María Dolores de Cospedal, y él mismo. Arenas solo tiene grabado que se trató de una cita intrascendente, amistosa, humana, para preocuparse por la situación personal de un empleado en momentos difíciles. Solo cree recordar que nunca se abordó el espinoso asunto del acuerdo económico para el despido en diferido del extesorero.
-Javier Arenas: Los términos así, no los recuerdo. Yo no recuerdo que se hablara de cuestiones económicas, sí se habló de su ubicación – creo recordar – en la tercera planta, no en un despacho justo al lado mío, pero sí en una pequeña sala de junta que había en la tercera planta. También me suena que se hablara de la posible utilización de un coche del partido cuando lo necesitara, y en relación a sueldos o temas económicos, no recuerdo que se hablaran en esa reunión.
Sí recuerda Arenas, y es significativo, que para que acudiera a esa cita clave no fue llamado ni por Cospedal ni por Rajoy sino por el propio Bárcenas, con el que reconoce que mantuvo una relación profesional larga que llevó a la amistad. Una amistad que admite que se rompió hace muchos meses, sobre todo cuando se conocieron los papeles de Bárcenas y sus cuentas en Suiza.
Arenas tampoco tiene bien memorizada las palabras de queja de Bárcenas contra Cospedal, aunque admite que se produjeron en muchas ocasiones y de manera recurrente para reprocharle las filtraciones desde el PP contra su persona. Cuando los abogados o el juez le refrescan frases literales, el dirigente andaluz siempre recurre al tiempo transcurrido desde entonces. Tampoco le suenan posibles en su boca determinadas expresiones demasiado coloquiales:
-Javier Arenas: Señoría, acaba de leer unas palabras textuales, y lo primero que tengo que decir es que esas palabras textuales no suponen una expresión que suene en mí, la expresión “chico” y tal, no es muy habitual en mí. Dicho eso, no recuerdo esa conversación, no la recuerdo. A mí si globalmente el Sr. Bárcenas me dice un día: “Oye yo tengo un problema”, y que yo le hubiera dicho: “Oye, si tienes un problema, resuélvelo con el presidente”, eso sí me cuadra, pero no recuerdo en absoluto esa conversación, señoría.
El interrogatorio de las partes personadas en la causa intentó en diversos momentos pillar a Arenas en algún renuncio, incluso con aspectos teóricamente menores, como cuando el letrado de Izquierda Unida le planteó si llegó a tener alguna vez tarjeta de crédito del PP. Tampoco ahí fue tajante Arenas: “Yo creo que no he tenido tarjeta de crédito del partido jamás, le digo creo, porque la memoria es la memoria, pero yo creo que no la he tenido jamás”.
La otra reunión, cita o comida que no tiene muy fijada Arenas es la que reconocer haber mantenido en un restaurante en Sevilla con Bárcenas. No admite la fecha que dice Bárcenas ni su abogado, a primeros de diciembre de 2012 en el restaurante Oriza, pero sí sabe que en esos días no fue, porque según su agenda, estaba en Galicia. Bárcenas llegó a asegurar ante el juez que en esa charla le comunicó a Arenas que tenía las cuentas en Suiza.
Arenas lo niega: “El recuerdo que tengo yo de ese contacto en diciembre es básicamente que el Sr. Bárcenas quería verme para volverme a señalar – como hacía siempre – que él creía que el proceso Gürtel era nulo, que tenía problemas en su origen, y estaba viciado de nulidad, y en segundo lugar también insistirme permanentemente en que el comportamiento suyo y de Álvaro Lapuerta había sido ejemplar en la administración de los donativos del partido, y que todas sus actuaciones económicas eran legales, y correctas. Yo no recuerdo que me diera ningún dato de cuentas suizas. No lo recuerdo. Tampoco recuerdo que tuviéramos una reunión exproceso en Moncloa para el asunto que me ha recordado Su señoría en esa cita”.

El abogado de Bárcenas, Javier Gómez Liaño, alude finalmente a una serie de regalos, una placa de plata y un reloj, que Arenas habría recibido. El exsecretario general explica que la placa se la dieron en una comida 15 dirigentes compañeros del PP cuando se despidió del cargo y rechaza haber recibido un reloj marca Hamilton: “Pues mire, yo creo que no me ayuda en mi memoria. No se lo puedo decir exactamente. Si lo supiera exactamente… Señoría, lo que quiero dejar muy claro es que he visto un apunte que pone un reloj, me parece que ponía 700 euros el apunte, y que yo no recuerdo el reloj en esa cena, porque recuerdo la bandeja de plata. Eso es lo que estoy diciendo. Y en este momento no recuerdo si yo tengo algún reloj de esa marca, pero creo que no. Lamentablemente a mí mi mujer me ha regalado algún reloj, que lo conservo a buena estima, empezando por cuando me pidieron que me casara con ella”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario